Debido a cambios en la política de contenido para adultos de Blogger, nos vemos en la necesidad de mudarnos a Wordpress. Ahora pueden ingresar con la dirección de http://zonasex.wordpress.com/ o como ya bien saben http://www.zonasex.com.mx

E-mail: zonasexmexico@gmail.com (administrador)




Este sitio contiene imágenes no aptas para menores de edad, pues son de contenido sexual.

Tampoco es recomendable para personas a las que les ofenda ver escenas de sexo, o bien si en su país o lugar de residencia está prohibido este tipo de material.

Los productos y servicios que se ofrecen en este sitio, únicamente podrán ser adquiridos por mayores de edad.

lunes, 9 de julio de 2012

Prostitución

La prostitución es la actividad en la que una persona lleva acabo relaciones sexuales a cambio de dinero, esta actividad puede ser tanto heterosexual como homosexual, y puede involucrar a travestidos y transexuales. Al hablar de prostitución, se sobreentiende que la persona que la ejerce no aplica más criterio en la elección del cliente que el de recibir el pago correspondiente, es decir, que no existe ningún tipo de emoción ni relación afectiva.

Etimología y Terminología

El término “prostitución” proviene del latín prostitutio, que tiene el mismo significado que el actual y que a su vez proviene de otro término latino, prostituere, que significa literalmente “exhibir para la venta”.

Una versión ampliamente extendida sobre el origen del término, aunque incorrecta, afirma que el término “puta” viene del verbo latino putare, “pensar”. Se argumenta que, con la progresiva conquista romana de las antiguas zonas griegas, aumentó la cantidad de esclavos y esclavas de dicho pueblo. Al ver los romanos que las mujeres (a las que al parecer usaban mayoritariamente como prostitutas) eran conocedoras de la ciencia y la política, las calificaron como pensadoras o, en latín, putas. Aunque no deja de tener cierto encanto, esta versión contradice la propia historia de Roma, que no sometió a las ciudades-estado griegas a una conquista súbita, sino a una progresiva absorción.

Por otra parte, aunque en la Grecia clásica las hetairas tenían gran preeminencia, en general el papel de la mujer en la cultura griega era muy secundario. Además, prostitutio y putare no tienen raíces comunes.

Puta, como equivalente de “prostituta”, se debe tan sólo a una contracción vulgar del término original. Curiosamente existía en el panteón romano una diosa menor de la agricultura llamada Puta, aunque es pura coincidencia. En este contexto, “puta” es un vulgarismo relativamente moderno, desconocido para los romanos.

El término coloquial más extendido en los países de habla hispana para referirse a las prostitutas de sexo femenino son “dama de compañía”, “cortesana”, “meretriz”, loba, puta, mujerzuela, zorra....

El término “loba” como equivalencia de “prostituta” viene de los ritos producidos en honor al dios Fauno Luperco. Eran llamadas lobas u originalmente lupas las que ejercían la prostitución sagrada con los sacerdotes de este dios, los luperci, en el Ara Máxima. De aquí deriva también “lupanar”, que se emplea para referirse al prostíbulo (burdel o casa de citas, es decir, el sitio al que llega el cliente a pagar por los servicios de una prostituta).

En el caso de los hombres se les puede denominar “prostituto”, “chichifo”, “chulo” o “gigoló”…

Condiciones laborales

Básicamente existen dos tipos de modelos que utilizan los países para el manejo de la prostitución, el modelo pro regulación, que sus partidarios consideran a las personas que ejercen la prostitución como un tipo más de trabajador por lo tanto es un oficio regulado en el que sus trabajadoras y trabajadores pagan sus impuestos y no arrastran una imagen social degradada; el llamado modelo abolicionista, es aquel en el que se persigue la adquisición de servicios o las actividades que la rodean, pero no la labor de las prostitutas, y allí la prostitución se considera una forma de violencia contra las mujeres estigmatizando a las mujeres como victimas que requieren ayuda. Pero en general, la situación es fluida y hasta caprichosa, dependiendo de los intereses políticos del momento. Por otro lado, cada país tiene una serie de leyes y códigos normativos que tratan la prostitución, la explotación sexual de las personas y el proxenetismo.

La figura de la prostituta está también estrechamente ligada a la del proxeneta, persona que recibe un porcentaje de los beneficios conseguidos por la misma, que en su grado más bajo retiene a las prostitutas bajo su control mediante amenazas y abusos que llegan a la violencia física; esta situación es más habitual (y prácticamente la norma) en países donde la prostitución es ilegal.

La prostitución es ilegal en la mayoría de los países musulmanes, a menudo con penas severas, incluyendo la pena de muerte.

Historia “alternativa”

Existe otra historia en Europa en la que la prostitutas son las protagonistas y no las “malas” ni las “víctimas”. Se puede fijar como fecha de inicio el año 1975 después de una serie de asesinatos de prostitutas en Lyon: más de cien de ellas se declararon en huelga y ocuparon una iglesia; otros grupos les apoyaron en varios sitios de Francia y se formó el Colectivo de Prostitutas Francesas. En 1976 se formó en Londres el Colectivo de Prostitutas Inglesas; en 1982 se fundó en Pordenone (Italia) el Comité a Favor de los Derechos Civiles de Prostitutas. El Hilo Rojo, un grupo de auto-apoyo para prostitutas, empezó en 1984 en Amsterdam y en 1985 se publicó el “World Charter for Prostitutes Rights”, producto de un Comité Internacional Para los Derechos de las Prostitutas. Otros muchos comités y grupos de trabajo se han ido formando tanto fuera como al interior de Europa.

En general, ninguno de los comités de prostitutas ha tenido gran número de miembros y tampoco han conseguido hacer surgir un movimiento general de prostitutas. Sin embargo, los sucesos protagonizados por éstas han tenido un valor simbólico y el efecto social de reconocerse entre sí, algo importante para grupos sociales estigmatizados y con problemas de irregularidad incluso en los países "desarrollados". La historia de los eventos protagonizados por las prostitutas apenas son recordados en la actualidad más que por grupos pequeños de ellas pero también lo hacen algunos grupos feministas que los entendieron en su momento como parte de un movimiento general de mujeres. Por ejemplo, el Colectivo de Prostitutas Inglesas formó parte de la International Wages for Housework Campaign, una campaña que exigía el pago por los trabajos domésticos desempeñados por las amas de casas. La publicación de A Vindication of the Rights of Whores en 1989 significó otro suceso importante al resumir los sucesos de quince años del movimiento y compilar las ponencias de un congreso internacional de prostitutas.

Tipos de prostitución

Tradicionalmente la prostitución se ha ejercido en sitios destinados para tal fin, llamados burdeles. Éstos han sido habitualmente casas en las que hay mujeres u hombres, según la orientación del lugar, y habitaciones privadas donde se atiende a los clientes. En las últimas décadas, con el aumento y diversidad de medios de comunicación y publicidad, los métodos de oferta han llegado a las cabinas de teléfonos públicos (fotos con teléfonos), anuncios en prensa e Internet, y hasta anuncios en la televisión (estos generalmente sólo a altas horas de la noche).

Prostitución callejera: En esta modalidad la prostituta, generalmente vestida en forma provocadora con piezas de ropa ajustada o reveladora, busca clientes mientras se encuentra en un lugar público como una esquina o una plaza, o mientras camina por secciones determinadas de una gran avenida. Por lo general las ofertantes que usan este método esperan a que el cliente haga el esfuerzo de iniciar el contacto y la consecuente negociación. Usualmente una vez establecido contacto y los términos comerciales acordados, las actividades -de breve duración-, se realizan en el vehículo del cliente, en algún lugar apartado o en algún hotel de baja categoría cercano al sitio de encuentro.
Escorts (dama de compañía y/o prostituta de lujo): Es una persona que acompaña a otra persona a un un acontecimiento (generalmente formal) tal como una bola, un cotillón o una boda para proporcionar compañía y favores sexuales (fingiendo existir una relación personal) o bien se brinda el servicio sexual en hoteles que no son baja categoria.

Establecimientos: Otra modalidad involucra las prostitutas solicitando clientes en negocios abiertos al público. En algunos casos en el establecimiento no hay ninguna relación formal entre la prostituta y el local. Por hábito y al correrse la voz, el sitio se convierte en una especie de bar de solteros en donde los clientes van a sabiendas de la alta concentración de prostitutas, y viceversa. En otros casos el local y la prostituta tienen una relación establecida entre ambos; a cambio de un salario mínimo o de una comisión en los tragos a los que es invitada, ella debe cumplir con un mínimo de normas de la casa, como por ejemplo ir a "trabajar" un mínimo de días a la semana y cumplir un horario mínimo, o recibir un mínimo de tragos al mes invitados por los clientes. En ambos casos, la prostituta termina su jornada cuando consigue un cliente dispuesto a contratar sus servicios. Con frecuencia en los bares en donde la relación local-prostituta es una de patrono-trabajador, el cliente debe pagar una "multa" para que la joven pueda excusarse del trabajo -la idea siendo que al marcharse ella deja de generar invitaciones a tragos de los clientes, y al haber menos chicas, el bar pierde atractivo a lo largo de la noche por lo cual menos clientes van al lugar. En ambos casos -relación libre o formal entre el local y la prostituta- ella se beneficia de un entorno de trabajo más seguro, mientras que el bar se beneficia de la atracción que ejercen ellas haciendo que clientes vayan al lugar y consuman.

Salones de masaje: En esta modalidad, son los “masajistas”, mujeres u hombres, los que además de los servicios de masajes se brindan prácticas sexuales, ya sea como parte de un trato particular o como parte de la oferta del local. Las relaciones sexuales generalmente se realizan en los mismos apartados en que se hacen los masajes, aunque es posible efectuar tratos para llevar el servicio fuera del local.

Visión religiosa de la prostitución

Por regla general, las religiones que rechazan el sexo sin intención reproductiva condenan abiertamente la prostitución, aunque su actitud hacia las prostitutas puede estar sujeta a cambios a lo largo de la historia.

Judaísmo: En la historia de los orígenes del judaísmo se menciona el concepto de la prostitución. En el libro de Génesis, la historia de Yehudá (Judá) y Tamar cuenta que Tamar se prostituye disfrazándose de prostituta sagrada (llamadas q'desháh en contraposición a las prostitutas laicas llamadas zonáh) y Yehudá contrata sus servicios, y que luego, cuando está a punto de juzgarla con la pena de muerte descubre que su nuera (Tamar) está embarazada, sin saber que él es el padre. Se supone que de esa relación se origina la dinastía del Rey David. En el libro de Josué se cuenta la historia de la prostituta Rahab, a quien el Talmud menciona como una de las mujeres más bellas de la historia de la humanidad. En la ley judía no hay una prohibición directa sobre la prostitución, pero se prohíbe a un padre prostituir a su hija, un Cohen (sacerdote) no se puede casar con una prostituta, y el sacrificio ofrendado por una prostituta no era aceptado en el templo.

Catolicismo: La Iglesia Católica ha pasado de etapas de intransigencia total hacia las prostitutas hasta el hecho de considerarlas sometidas a una forma de esclavitud de la que deben ser liberadas.

En el libro publicado en 2010 cuyo autor es el periodista alemán Peter Seewald y titulada “La luz del mundo”. El Papa, la iglesia y las señales del tiempo el Papa Benedicto XVI admite el uso de preservativos en determinados usos como por ejemplo la prostitución.

Situación en México

En la actualidad 13 estados de la República reglamentan la prostitución: Aguascalientes, Baja California Sur, Coahuila, Colima, Chiapas, Durango, Guerrero, Hidalgo, Michoacán, Nuevo León, Querétaro, Sinaloa y Zacatecas.

En 1990 se realizó una investigación entre 914 prostitutas de la Ciudad de México y se encontró que el 46.4% tenían de 16 a 24 años y el 40.5% de 25 a 34 años; su promedio de escolaridad era de 5 años. Aunque el 8% eran profesionistas y el 2% contaba con postgrado; el 61.7% era soltera; el 77% tenían hijos; el 51.9% pertenecía al nivel socioeconómico bajo, el 27% al medio y el 21.1% al medio alto; predominaban las que tenían de 3 a 4 dependientes económicos (32.1%) y dos dependientes económicos (27.3%). Entre 1992 y 1993 se realizó un estudio en la Ciudad de México a 2641 prostitutas, de las cuales el 80% inició relaciones sexuales entre los 12 y 18 años; el 68.23% cobró por primera vez entre los 15 y 24 años, el número de clientes por día fue de 1 a 5 en el 83.9%; trabajaba en la calle el 47.6% en bares y clubes en 40.2%, en hoteles el 6%, en burdeles el 0.7% y las “call girls” constituían el 1%. En cuanto a los clientes el 48.6% eran de 21 a 40 años y el 60% eran casados.

Debido a su actividad, la prostituta generalmente es rechazada por la sociedad. Su ocupación no es reconocida como trabajo y no goza de las prestaciones, derechos y obligaciones que la sociedad ha creado para las distintas actividades económicas. Se le señala como persona transgresora de las normas sociales. En consecuencia, se le margina socialmente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario